Nieves Nieto
24jul

Con esta publicación sólo quiero transmitir que ser Orientador y Coach es una profesión maravillosa, ayudar a los demás a sacar lo mejor de si mismo es una vocación que reporta satisfacciones inmensas cuando ves como las personas que han confiado en ti como profesional alcanzan sus objetivos, parte de sus sueños, cuando cambian la perspectiva y empiezan a actuar…

Pero…¿qué pasa con uno mismo? ¿te aplicas el cuento? ¿sigues a pies juntillas todo lo que le propones hacer a tus clientes? ¿siempre estás en un altísimo nivel de rendimiento y motivación?

Ser Orientadora como en mi caso y Experta en Coaching no implica que deba estar aplicando esta disciplina en mi y a mi entorno a todas horas, soy humana y para mi, no todos los días son iguales, al menos a mi no me cuesta reconocerlo, por eso me sorprende ver y leer sobre todo a esos coach, (que parece que viven continuamente en una nube de positivismo forzado, que todo lo hacen fabulosamente bien, y la vida es todo una maravilla como antinatural) es cierto que dentro de nuestra formación lo primero que nos inculcan es ser coach de nosotros mismos, es decir, yo debo ser ejemplo, debo aplicar esta disciplina en mí misma, es cierto que poseo gracias al coaching una nueva forma de ver y entender la vida, pero al igual que el escalador en el ascenso de una montaña, tiene parones, caídas, volver a empezar, lo mismo pasa en esta profesión, como pasa en todas las profesiones, no somos dioses, ni superiores a nadie, por lo que mostrar nuestro lado humilde y humano también es algo que debe llegar a nuestros clientes por eso dedico esta publicación a este tema.

Hay días que te cuesta creer en tu sueño, días en los que te pesa el trabajo, días en los que no has actuado en línea con tus valores, días en los que a la motivación y el positivismo le cuesta salir de debajo de la manta, días en los que te caes porque la lucha cuesta…ahora sí, esto sólo está permitido un día o dos a lo sumo, el resto se pasa de la preocupación a la ocupación, y el disfrute por lo que hago me lleva a la satisfacción y felicidad de nuevo y a aumentar las ganas de seguir, siempre seguir…eso sí, que lo sepáis soy Coach profesional, y persona, como tú, como tú y como tú, lo que no quita que ejerza un coaching de calidad incluso en esos días.

Deja un comentario

quince − cinco =

Error: Please check your entries!