Coach
15oct

Si hablamos de Psicología, lo hacemos de una ciencia jovencita muy vulnerable a las modas, se ha dejado arrastrar por el conductismo, el psicoanálisis freudiano, el jungniano, el lacaniano, la psicología de la forma, las tropecientas psicoterapias, la psicología cognitiva, la inteligencia emocional, y de nuevo en pleno movimiento del panorama psicológico y mental, emerge un nuevo estilo, el Coaching, un híbrido entre la psicología y la consultoría estratégica que no deja indiferente a aquellos que lo prueban.

Hasta ahora, la psicología ha pretendido estudiar el comportamiento humano y los acontecimientos mentales o fisiológicos que lo hacen posible, en su vertiente clínica se ha interesado por resolver los problemas de los individuos, indagar en el pasado, para suplir carencias o reeducarlos. La nueva disciplina que está en pleno auge tanto a nivel personal como profesional, el Coaching, se centra en la cara olvidada de la luna mental, centrándose en la reformulación, de lo negativo, ya no importan los fracasos o los problemas, sino cómo convertirlos en aprendizaje y éxitos, no nos centramos en las carencias, sino en los recursos y fortalezas de cada individuo, pasamos de la neutralidad de la ciencia básica, para proponer una meta optimista basada en el entrenamiento diario para vivir.

El Coaching surge en América y posteriormente en Inglaterra hace más de 20 años, es común tanto en la historia como en la ciencia, pensar que los americanos lo ven todo más fácil, y lo cierto es que desde siempre el estadounidense tienen una visión más positiva y optimista del ser humano mientras los europeos somos más dados al escepticismo y al pesimismo, dando a grandes pensadores de la sospecha, Nietzsche, Freud y Marx.

Pero con el coaching no sólo tomamos la referencia americana en orientación y consultoría, basada en el Qué, el coaching es una disciplina integral en la que se trabaja al ser como un todo, desde el interior, hacia el exterior, tomando así grandes referencias del mundo oriental, dotando así de un sentido inmenso a nuestra existencia, ¿porqué en oriente, india, la gente es tan feliz?, porque no les hace falta aprender a vivir, entienden el vivir como una función espontánea, agradeciendo a cada instante ese hecho milagroso, y acercan en su día a día su vida al buen hacer, a los buenos pensamientos, a la excelencia y los valores.  Es aquí donde el coaching se diferencia en gran medida de la terapia psicológica de siempre, de la consultoría o la filosofía, ya que con el Coaching el coachee, es el máximo exponente de su vida, de su hacer, el verdadero motor de su cambio, y durante un proceso de cambio, de mejora, potencia todo lo positivo y bueno que tiene y elimina lo negativo, creencias, pensamientos, hábitos, comportamientos, con el coaching aprendes a conocerte, a focalizar tus metas y a clarificar realmente lo que quieres, a relajartes y comprender, a disfrutar y actuar. Con el Coaching eres consciente de cada detalle, del regalo de la vida, removiendo alma y cuerpo para entender y hacerte dueño del hecho de tu ser y tu existir.

Como en las culturas orientales a través del Coaching aprendemos a disfrutar de que tu mente, tu atención, no esté dividida o dispersa, sino concentrada en una sola cosa: el Aquí y el Ahora, te hace consciente del goce, a través del coaching ya no vivirás de forma automática.

Tenemos que sentirnos afortunados de la gran oferta y diferentes formas de desarrollo personal que se nos ofrece, si que es cierto, que la actual tendencia marca un antes y un después porque con ella se busca mejorar el desempeño de una persona, grupo de personas o empresas, a través de técnicas o herramientas de cambio  y mejora que permite orientarnos hacia el éxito y el buen desarrollo personal y profesional, consiguiendo que vivamos la vida que queremos, se puede definir además como una filosofía de vida que, aunque pretenciosa, busca un mundo mejor.

Whitmore, lo define como el método para mejorar el rendimiento de las personas, cuya esencia consiste en liberar su potencial para incrementar al máximo su desempeño. Se puede definir además, como un proceso transformacional que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, la profesión y los negocios, por medio de la profundización en la conciencia y el desarrollo personal por ende el aumento del rendimiento.

El Coaching  implica tres conceptos importantes, descubrimiento, desarrollo y cambio, a través de el diálogo entre coach (entrenador) y coachee (cliente), en busca de la aceptación, conocimiento, definición, compromiso, y mejora  de fortalezas y limitaciones, a fin de superarlas, alcanzando los objetivos planteados o el logro de los aprendizajes planificados, generando cambios en nuestro comportamiento, actitudes, destrezas, habilidades y competencias en la relación con los demás.

Es necesario entonces; tener siempre presente que en nuestra vida hay objetivos, algunos se logran y otros no, que cada vez que se ha logrado un objetivo, se han hecho cambios profundos; de lo contrario, no se mantienen a lo largo del tiempo. El Coaching tiene la misión de facilitar que la persona consiga sus objetivos, por lo tanto es un proceso de trabajo personal y de autoliderazgo  que la persona desarrolla acompañada de un coach a fin de conseguir lo que se plantea en la vida dotándonos de mucha inteligencia emocional y capacidades que antes desconociamos.

 

1 Comentarios

  • Antonio F. Jimenez L
    23 octubre, 2013 Responder

    Me es importante todo lo que han publicado en facebook, sin embargo lo es mas lo que en su sitio web hay, cuando tengo tiempo de enterarme mas lo hago, gracias por sus aportaciones, saludos!!

Deja un comentario

1 × 4 =

Error: Please check your entries!