Competitividad
15oct

Yo era de esas personas que pensaba que el tema de la competitividad no iba conmigo, cuando en la Universidad veía que otros compañeros/as de clase no se dejaban los apuntes, era de las que me preguntaba “¿porqué lo harán?, que tontería, si luego es uno quien estudia y saca su nota…”

Ahora, con mis treinta y cuatro, soy consciente de muchas cosas, cada día que pasa me doy cuenta de lo competitiva que soy, que lo soy y que antes también lo era, lo que ocurría es que antes, en el instituto o durante la carrera universitaria siempre conseguía lo que quería, estudiaba y aprobaba, tenia  grupos de amigos/as, era una persona querida, divertida, por lo que a nivel personal estaba satisfecha y en lo académico y profesional también, estudiaba, aprobaba, hasta un profesor de universidad quiso que hiciera el doctorado en su departamento, yo y otras dos chicas de toda una clase de ciento y pico personas, comencé a los tres meses de terminar a trabajar, lo conjugaba impartiendo clases particulares y me hice de los chavales de medio barrio…Casi sin pretenderlo conseguía aquello que me proponía, cuando mi intención durante estos años, era simplemente coger experiencia, sobrevivir  y seguir aprendiendo y disfrutando de esos años de juventud.

Todo cambia cuando parece que una madura, y ya en mi no sólo basta con estar, con aprobar, con sobrevivir, sino que quiero destacar, ser la mejor, y me analizo en cada área de mi vida y en todas es así, desde querer ser la más guapa de una boda o de la fiesta, que la comida que yo hago a mi pareja sea mejor que la de mi suegra,  si hago una entrevista que me cojan a mi porque soy la mejor opción, tener más clientes  y más reconocimiento en mi profesión que cualquier otro de mi localidad que se dedique a lo mismo…Y a veces cuando pienso sobre ello, es algo que no me acaba del todo de gustar, porque no lo tengo claro ni yo, ser competitivo/a ¿es bueno o es malo?

Supongo que esta duda que se nos crea a los que ya conscientemente nos reconocemos como competitivos viene dada por la opinión de muchos expertos que determinan que si tienes este tipo de actitud, es porque tienes baja autoestima, inseguridad, miedo al rechazo, al fracaso, o a la no aceptación, cosa que te supone una losa sobre los hombros y no te da ninguna solución. Además me pregunto como experta de la orientación y el coaching, si esto mismo se le dice a los deportistas cuando manifiestan “que nos les gusta perder ni al parchís”, la respuesta es clara, no, al contrario, se les califica de luchadores, líderes, con afán de superación, ¿Porqué no ocurre lo mismo cuando una persona es así en su vida personal y/o profesional y la competición no sólo se refiere al ámbito deportivo?, yo por esto, en cualquier ámbito prefiero reformular la competitividad a positivo y determinar que este tipo de actitud fomenta la continua motivación, la superación, el aprendizaje constante, el liderazgo, ya que en definitiva la competitividad no es más que la lucha constante de superación y establecer una posición a lo largo del tiempo. Pero para que sea una competitividad positiva,  dicha actitud, posición debe tener un eje, es decir, dotarlo de sentido,  ¿para que quiero conseguir esto? ¿realmente esto me satisface? ¿que me aporta la valoración de los demás? ; en definitiva que encuentres que ese eje o razón, debe estar alineado con tu razón de ser, tus valores, y tus aspiraciones de vida.

Profesionalmente veo que lo que ha pasado en mi es que salí de la burbuja del conformismo, que desde hace años decidí traspasar mi zona de confort y retarme continuamente a ser más y mejor en todo aquello que hago, cuando pienso si esto es bueno, lo tengo claro, si no hay maldad, envidias enfermizas, sino que esta actitud está rodeada de mucho optimismo, entusiasmo, amabilidad, y cercana a  mi mundo más real, lo que me hace feliz cada instante, los pequeños detalles, el descanso, esos regalos a mi misma, de momentos buenos para ofrecer lo más bueno a los demás…no debe ser malo en absoluto. Por lo que me declaro competitiva feliz.

1 Comentarios

  • Andrea
    13 julio, 2014 Responder

    Hola el motivo que me trajo a esta pagina fue que la vida, el estilo de vida competitivo a la larga desgasta psicologicamente, a menudo te pone de mal humor y no tienes tiempo para nada solo para tus fines. Entiendo que fomenta la continua motivación y visto de esa arista claro toda la razón pero pienso que ese estilo de vida es practicable para alguien solo para estudiantes y si es soltero sin mayores compromisos y parara cuando te detengas cuando llegues a la meta. ??
    Otra cosa en el caso de personas que carezcan de capacidades cognitivas , es decir le cueste bastante trabajo entender y aplicar, lo digo porque si nos damos cuenta estamos inmersos en una sociedad competitiva, si no eres competitivo literalmente te traga la tierra, no existes.. entonces como enfrentarse a esta forma de vida, sicologicamente creo es un proceso estresante. Ahora existirán otras maneras de lograr el éxito sin que ello conlleve ser netamente competitivo ? o sera que la competitividad esta arraigada y seras el ultimo en llegar en esta “pseudo competencia social” ( sin grandes capacidades) ..?
    la sociedad de alguna manera te obliga a ser competitivo, no es una opción, no se puede elegir.

Deja un comentario

Doce − Doce =

Error: Please check your entries!