SMART
07feb

Ya por casi todos es sabido que el Coaching es una disciplina que te ayuda a conseguir objetivos, pero no de cualquier manera, por eso os voy a presentar hoy uno de los métodos que trabajamos en Coaching para ello, es EL MÉTODO SMART (o método inteligente si lo traducimos del inglés).

El modelo SMART,  nos va ayudar a definir objetivos y clarificar metas, muchas veces parte del problema de que no consigamos lo que pretendemos o queremos radica en que no formulamos bien nuestros objetivos, o somos muy ambiciosos y nos planteamos muchas cosas que con el tiempo y la realidad vemos que no son asumibles, por eso luego el plan de acción o no llega o si llega no es el adecuado, en definitiva no nos damos cuenta de que estamos condenados así antes de arrancar al fracaso o no cumplimiento de nuestros propósitos.

Es de vital  importancia  marcarse bien los objetivos como parte fundamental de un excelente desarrollo, y para ello nos ayuda mucho la aplicación de este modelo, pero ¿en qué consiste exactamente este modelo? Sus propias iniciales nos marca como deben ser nuestros objetivos:

 S (specific) específicos, cuanto más concreto sea el objetivo más fácil será la visión y la misión que nos planteemos para conseguirlo, por ejemplo cuando nos preguntamos ¿qué queremos conseguir este año? Puede ser que nos salgan objetivos muy generales, como ser más feliz, ser mejor en mi trabajo, mejorar mis relaciones, estos objetivos a oídos de un coach no dicen nada, porque eso no son objetivos ni siquiera metas eso son mega metas, (ser más feliz, ser mejor…) Lo que habría es que ir concretando, y ayudo a los coachees con preguntas del tipo por ejemplo: ser mejor en tu trabajo, concretamente ¿en qué consideras que tendrías que mejorar? Hay que ir de la macro a lo micro, también se reformula un objetivo cuando el cliente te lo da en negativo por ejemplo ante la pregunta ¿qué quieres conseguir este año? Si te dice No tomarme tan mal las críticas de mi jefe, como coach le preguntaría ¿y qué es lo que quieres en lugar de esto?, el objetivo para que sea específico tiene que ser positivo, en este caso, Asumir mejor las críticas, Tener más autoestima…etc, más fórmulas que ayudan a definir un objetivo de forma específica es usar las 4 P, siempre en presente, en positivo, en primera persona, es decir YO QUIERO ASUMIR MEJOR LAS CRÍTICAS. Aquí estamos concretando qué te hará más feliz o sentirte mejor en el trabajo, estás focalizando la responsabilidad en ti y no en algo externo y se está formulando en presente que nos lleva a la acción no utilizando condicionantes o futuros.

La M hace referencia a que los objetivos tienen que ser mesurables, medibles, un objetivo que no puede medirse no sirve ya que no contribuye de una forma cuantificable a alcanzar nuestras metas y, lo que es peor, no podemos confirmar si se ha logrado o no. Por eso pregunto a mis coachees, ¿cómo vas a saber que estás en el camino?; ¿cómo vas a medir tu éxito?; ¿cuándo identificarás que te encuentras en este punto?; en el ejemplo anterior de mejorar en el trabajo, y habiendo concretado (asumir mejor las críticas), podría ser, cuando en la crítica vea una forma de mejorar, porque me tomaré la crítica a nivel constructivo… las respuesta a estas preguntas le están diciendo al coachee si puede o no conseguirlo, si va está habiendo cambio, si va avanzando, le sirve de empuje de motivación y es una manera también de ir dando pasos, la forma sin duda de alcanzar la cima de cualquier propósito o meta.

La A, viene de las palabras inglesas (Archivable and Anttainable) es decir el objetivo tiene que ser alcanzable y que se pueda mantener , para concretar este aspecto le formulo al cliente preguntas del tipo: ¿hasta donde estás dispuesto a llegar? ¿qué estás dispuesto a sacrificar? ¿cuéntas con apoyos y ayudas? ¿qué impacto tendrá la consecución de este objetivo en tu vida? Son preguntas que trabajan además de la responsabilidad del coachee, su pasión, sus ganas por el objetivo, con sus respuestas valoramos qué está dispuesto hacer o no hacer.

La R nos dice que el objetivo tiene que ser Realista, adelgazar 10 kilos en un mes, ser el hombre más rico del mundo, o ser querido en mi trabajo por todo el mundo, pueden ser objetivos irreales que nos lleven a la frustración, ser irrealista a la hora de plantear un objetivo nos desmotivará e impedirá que continuemos peleando por nuestras metas. Por eso tenemos que preguntarnos en torno a esto ¿qué obstáculos nos podemos encontrar?

La T ser refiere al tiempo establecido para el cumplimiento de esos objetivos, hay que fijar un tiempo para la ejecución de un objetivo, sinos ponemos un objetivo y no ponemos una fecha límite de cumplimiento, se traduce en un propósito sinedie qué nos pasa cuando uno tiene un objetivo y lo empieza cada semana pero sin un fin, sin un sentido, hay que preguntarnos entonces ¿Para cuando quiero conseguir una mejor relación con mi jefe? ¿para qué fecha me gustaría estar mejor físicamente?  Trabajar contra plazos es la única forma de romper la inmovilidad de un objetivo eterno. Si un objetivo no tiene plazos, fechas marcados entonces es un objetivo abierto y un objetivo abierto es un objetivo eterno que lleva a su no cumplimiento.

Como coach te lanzo una última pregunta: ¿cuando empezamos?

1 Comentarios

  • Silvia Díaz Domínguez
    29 enero, 2015 Responder

    Excelente artículo tanto para Coaches, como para clientes finales. Explica de forma clara, simple y concreta los 5 pasos SMART de definición de objetivos aplicados a un proceso de Coaching acompañado de ejemplos que favorecen la comprensión y excelentes preguntas.

Deja un comentario

Trece + quince =

Error: Please check your entries!