Potencial en la tercera edad
03feb

Con suerte a tod@s nos llegará este momento, pre-jubilados, jubilados, inmersos en la 3ª edad, la edad socialmente vista como la edad del reposo, la tranquilidad, el descanso, pero, y sí tú no te sientes así, es cierto, ya no eres una persona oficialmente “activa” en lo que a lo profesional se refiere, pero ¿eso es sinónimo de cese de todo tipo de activad?.

Décadas atrás una persona de la tercera edad estaba ya en el declive de su vida. En la actualidad eso ha cambiado radicalmente y gracias a la mejora de la calidad de vida, se nos permite alcanzar mayores edades sin mayor problema, entonces ¿por qué no dejamos que estos ciudadanos que si bien se encuentran en la tercera edad se encuentran en la plenitud de sus capacidades y es más, aún con una experiencia invalorable que puede ser transferida a distintos ámbitos? ¿a cierta edad las personas  no  pueden seguir desarrollando su potencial?

Desde NNPCOACHING estamos absolutamente seguros que las personas que se encuentran en dicho estamento se sienten y están perfectamente capaces de seguir  aportando sus conocimientos, experiencia, ideas, etc. Ahora es su momento, se encuentran con salud y tiempo, ese tiempo tan valioso que anteriormente por las distintas responsabilidades (trabajo, familia…) no tenían, es el momento ideal para ayudar a facilitarles a este colectivo esos procesos de cambio que todavía pueden tener, hasta que el corazón siga latiendo y el cerebro funcionando podemos estar creando.

 ¿Cuáles son los beneficios que nuestros mayores pueden sacar del Coaching?

El cambio es continuo y consustancial al ser humano a lo largo de toda su vida. Por lo tanto tengamos la edad que tengamos si  algo de nuestra vida no funciona como nosotros queremos, podemos, tengamos la edad que tengamos, a realizar algún tipo de cambio.  No  tener metas profesionales una vez jubilado es relativo, quién te ha dicho que no puedes ofrecer charlas informativas de tu especialidad, realizar algún taller, pero lo fundamental es que continúan los Objetivos vitales, puesto que siempre se han de acometer acciones que requieran confianza en uno mismo y en sus posibilidades (toma de decisiones personales, rehacer o deshacer relaciones, conversaciones o negociaciones difíciles y muchas otras) y para ello el Coaching es muy adecuado.

Sueos

A la par, la elevación del nivel de consciencia de uno mismo que facilita el Coaching. Es decir trabajar esas actitudes, creencias y razonamientos que a veces nos bloquean y autolimitan, y por tanto dificultan el poder tomar decisiones adecuadamente. Por ejemplo: “Yo soy mayor, ya no puedo cambiar” “¿qué voy hacer ya?”, se puede identificar como una creencia y desmontar. Trabajar la autoestima del mayor, puede ser realmente necesario y beneficioso en estos aspectos, porque se descubre que algunos problemas y dilemas tienen soluciones y  que pueden ser encontradas por uno mismo, lo que hace que aumente la seguridad en si mismo y su independencia. Además es el momento de que hombres y mujeres dedicados a la vida profesional y/o familiar ahora que tienen tiempo  re-descubran sus “pasiones” y se puedan ocupar de ellas con más dedicación (aficiones y hobbies).

Por lo tanto el Coaching, lógicamente adaptado a sus necesidades, alcanza también a nuestros mayores y puede proporcionarles claves para lograr una mejor y más evidente calidad de vida.

Deja un comentario

cinco × 3 =

Error: Please check your entries!