Gestión de proyectos
03jul

Siempre he funcionado bajo una premisa, “la organización es la base del éxito”, me considero una persona, organizada, con una gran capacidad para la visualización de objetivos y/o metas y su posterior planificación, por eso cuando conocí el Coaching me dije, “esta es mi disciplina”, y durante dos años me formé en una disciplina que engloba todo lo que yo ejercido con gran pasión durante toda mi experiencia profesional, “una orientación que va mucho más allá” ya que se centra en qué puedes mejorar tú, ahora, para cambiar y alcanzar aquello que deseas, una disciplina que tiene como fin último conseguir una meta, y qué la mayoría de los coachees o clientes llegan a ella algunos incluso sin saber bien ni cómo definirla, y la mayoría cómo pueden ir avanzando hacía ella.

Para alcanzar tus metas, necesitas tener objetivos, la vida misma tiene que tener objetivos, ¿qué quiero?, ¿dónde quiero estar?, y tener una actitud y un comportamiento adecuado te puede llevar al éxito rotundo por el contrario, si careces de ciertas habilidades o actitudes puedes vivir continuamente en la frustración de no conseguir aquello que deseas, por eso yo, como Orientadora y Coach estoy dispuesta ayudarte a gestionar tus proyectos personales y/o profesionales,  a acompañarte y guiarte en la importante tarea de saber diseñar y gestionar proyectos de vida a través de un proceso de aprendizaje, crecimiento, desarrollo y cambio, PURO COACHING.

Enfrentarnos a la gestión de un proyecto desde cero es uno de los mayores retos ante los que podemos encontrarnos. Ante un horizonte lleno de retos, sabemos que lo primero que hay que hacer es analizar para después planificar. 

¿Por dónde empezamos?

Antes que nada hay analizar, ¿qué quiero?; ¿qué me puedo permitir?; ¿hasta dónde estoy dispuesto a llegar?; ¿cuál es mi realidad actual?; y posteriormente establecer cuáles son los objetivos generales del proyecto, los cuales iremos desgranando en objetivos específicos, más a corto plazo, avanzar poco a poco, (si de un escalador estuviéramos hablando, serían esos pasos en su ascenso en la montaña para que finalmente alcance la cima); Para un buen establecimiento de objetivos, recuerda que deben ser específicos, medibles, alcanzables, realistas y limitados.

Esta primera fase de análisis es fundamental, ya que nos ayuda a comprender y a tomar conciencia ¿qué me está limitando?; ¿cuento con los apoyos o ayudas necesarias?; ¿que puedo hacer que no he hecho hasta hora?. A veces un proyecto se va al traste por no llevar un buen sistema de análisis o no ser suficientes, por eso en dicha fase tenemos que analizar necesidades, fortalezas, debilidades, apoyos, barreras o limitaciones de cualquier índole.

El siguiente paso es saber qué vamos a hacer, que cambios se deben producir en mi y en mi entorno para conseguirlos. Es decir, describir las tareas y los recursos que necesitamos para realizarlas. Esta fase es muy importante porque, si estás inmerso en el desarrollo de varios proyectos, la organización y delegación son claves para alcanzar el éxito del proyecto.

¿Cuál es el siguiente paso?

LA TEMPORALIZACIÓN, es decir, hay que marcarse fechas, proyectos u objetivos “sine-die” es igual a proyectos no llevados a cabo o frustrados. Recapitulemos.Sabes qué tienes que hacer y los recursos con los que cuentas, pero ¿qué plazos tienes? Para ayudarte en este aspecto y, en general, en la tarea de planificación, el diagrama Gantt, el método FU-PRE pueden ser tu mejor aliado. Te aportan una visión global del plan, es una forma realista de ver alcanzado tu sueño, y señala la dedicación de recursos necesaria de todos los proyectos y tareas en un determinado periodo de tiempo, por lo que, de un simple vistazo, puedes comprobar gráficamente cómo está programado todo el trabajo, el tuyo y el de tu equipo.

¿Hay vida después de la planificación?

¡Por supuesto! Empiezas a llevar a cabo tu proyecto y, de forma paralela, debes SER FLEXIBLE DENTRO DE UN ORDEN, para comprobar que tu plan se está cumpliendo, y sino ver cómo se puede restructurar, reformular, tanto en tiempo como en márgenes y rentabilidad. Si no es así, no te preocupes; lo importante es contar con una herramienta de gestión de proyectos que te permita identificar las desviaciones y resolverlas. Todo puede tener solución si lo detectamos en el momento oportuno.

¿Que nos ayuda a desarrollar el proyecto y mantenerlo? 

Desde luego la organización y la planificación, el trabajo en equipo, la buena gestión de funciones y responsabilidades, el cumplimiento de fechas, en definitiva EL SEGUIMIENTO DEL PLAN DE ACCIÓN, y acompañarlo de estrategias de evaluación o valoración, para ir comprobando el grado de consecución y la rentabilidad del mismo, ni que decir tiene, que si hablamos de proyectos profesionales, de empresa podemos contar con verdaderos apoyos como la estrategia social media.

Está claro que dedicar tiempo a la gestión de proyectos, a buscar ayudas en expertos que orienten y apoyen dichos procesos, te puede dotar de unas habilidades y de un desarrollo de tus capacidades que están ahí a lo mejor adormecidas y que una vez puestas en prácticas será un aprendizaje sólido y sostenible en el tiempo que puedas recuperar cada vez que lo necesites, por eso mismo, te invito a que cuentes con mis servicios como Coach profesional, y tu proyecto se hará realidad. JUNTOS PODEMOS, no esperes más.

Deja un comentario

2 × cuatro =

Error: Please check your entries!