20may

Lanzarse en estos tiempos a la aventura empresarial, montar tu propio negocio, ser un emprendedor/a,  puede darse por cuestiones de valentia y voluntad, de creer que tu producto o servicio es necesario actualmente, por querer conciliar tu vida personal y la profesional, por ser tu propio jefe, etc. ha llegado el momento de reinventarse y probar, ¿por que no?. Es cierto que el momento de nuestra economía quizá no genera un clima optimista, pero es precisamente en los momentos más complicados, cuando existen más oportunidades para emprender. El pánico inicial es natural, pero hay que saber enfrentarse a nuestros miedos y creencias sobre este tema.

Al contrario que en otros países, en nuestra sociedad y en nuestra cultura se apuesta poco por emprender, (curiosamente España tiene un alto porcentaje de pymes y autónomos) pero estas iniciativas, ¿de donde surgieron?, de la pasión por crecer, ser creativo, probar, o de la necesidad… desde pequeños cuando nos hacen la famosa pregunta “niño/a, ¿qué quieres ser de mayor?, ¿qué respondemos?…no me suena lo de emprender, montar mi empresa o negocio…; en las Universidades , y ya en la vida adulta se toca el tema, pero, se torna de FRACASO si no va bien, de GRANDES PERDIDAS, cuando en otros países,la gente prueba y prueba, y si no funciona se quedan con el aprendizaje, y la experiencia.

Es cierto que el emprendedor es el que más arriesga con sus ideas y su patrimonio, pero también es el que tiene de mano su proyecto, él es el innovador y creativo y el crecimiento y la satisfacción personal impagable.

Pero todavía es muy  habitual que muchas personas prefieran quedarse parados antes de tomar una decisión, por miedo a “realizar un paso en falso”, sería necesario el espíritu creativo y emprendedor se fomente en las escuelas desde el primer minuto, ofreciéndoles una visión integral a los jóvenes de lo que significa emprender y lo que es una empresa. Que desde Universidades y Centros de Formación Profesional se potenciara herramientas, técnicas que mejorara las habilidades de los alumnos/as ante dicha decisión.  Y desde el Gobierno se amparara mucho más a este colectivo, con ayudas, subvenciones, pues es una manera de crear empleo y crecimiento, algo tan necesario en nuestro país.

Debe ser maravilloso, crear un proyecto, desde la pasión que da querer dedicarte a un determinado trabajo, poder ayudar a los demás, beneficiar tu vida personal y laboral, hacer de tu afición tu vocación y aprender del proceso, llevarlo a cabo y que funcione, os dejo la experiencia de personas que un día decidieron ponerse en marcha, algunos incluso abandonar la estabilidad laboral y económica y llevar acabo su sueño.  Y TÚ TAMBIÉN PUEDES!

*Ana Carrasco, trabajaba como Diseñadora industrial y gráfica, dejo el trabajo en empresas y de equipo la seguridad de una nómina mensual para llevar a cabo su proyecto: un Estudio de Creativo de artes gráficas, Infografías en 3D, Decoración, vinilos, Diseño textil todo en CABALITO DESING  ¿quereís más? www. cabalito. com

*Carlota Rodes, dejó su empleo de diseñadora para pasar más tiempo con sus hijos. Hoy dirige Las Carlotas una empresa que produce 1.000 galletas al día.

*Kelly Abanto llegó en 2003 a España para ampliar sus estudios a un ámbito más artístico. En Perú había estudiado Ingenieria de Sistemas. A finales de 2008 decide, junto a su socio Pedro Meca, emprender una nueva etapa profesional fundando Pampaneo, su propio estudio de diseño gráfico e ilustración.

*Juan Carlos González, diseño Ablah, una aplicacion para comunicarse con su hijo autista e hiperactivo. Invirtio 5.000 euros, el programa empezó a venderse en 2010 en Apple Store a 30€, hoy más de 2.000 personas lo usan en todo el mundo con descargas en 20 países.

[youtube jnrYXodfcTg nolink]

Deja un comentario

2 × tres =

Error: Please check your entries!