Familia
29mar

El hecho de cómo inculcar y educar en  responsabilidades y valores a los hijos/as, desde que edad, cuál es la mejor manera, me preguntan muchos padres, por qué si hacemos lo mismo en casa y les educamos igual un hijo es de una manera y otro de otra, me dicen muchos…¡tener hijos qué dilema!, ser estrictos o negociar con ellos, desde luego educar en valores y responsabilidades es una fuerte responsabilidad para los adultos, para los padres, y difícil tarea en muchas ocasiones, más bien es una ardua tarea, para la que se requiere paciencia y una buena visión,  y en muchas ocasiones los padres se sienten desbordados.

A medida que nuestros hijos/as crecen nos surgen nuevos retos que afrontar, ya no son esos niños más fácilmente moldeables que hacen lo que uno quiere sino que a medida que crecen tenemos que ayudarles para no perder su respeto y ayudarles así a madurar, esto nos resultará más fácil si desde el principio aplicamos unas normas básicas independientemente de la cultura o valores de cada casa, estas normas son universales, están basadas en los sistemas pedagógicos del aprendizaje, y que aplicadas desde edades tempranas y con continuidad se obtienen resultados, es importante tenerlas claras y ser constantes, el tema de la constancia es de vital importancia.

Muchos profesores y padres pensarán qué curioso lo de  las leyes o normas universales ¿porqué si se aplican esas normas siempre por igual alumnos/as  o los hijos/as son diferentes?; aunque queramos educar a nuestros 2 o 3 hijos por igual, a nuestras alumnos/as cada curso de la misma manera, nunca se puede educar exactamente igual aún aplicando esas normas, porque va a influir aspectos ambientales, de entorno o contexto, la experiencia, e incluso la personalidad de cada individuo que recibe esas normas hará que unos se comporten de una manera y otros de otras.

Es muy importante que desde edades tempranas empecemos aplicar e inculcar a los niños/as  normas básicas  que son pautas de aprendizaje, creación de hábitos y conductas correctas, desde la hora del sueño o el descanso o el horario de comidas, y deben establecerse desde bebés, no es lo mismo las normas que indicas a niños pequeños o adolescentes, pero se deben inculcar desde pequeños, y es muy importante dar órdenes o pautas de forma correcta, y que esas normas se mantengan en el tiempo, si los padres, se muestran perdidos, eso los niños lo perciben, si un día das una orden y si no la hace pones un castigo, pero te camelan y lo levantas, si otro día ante lo mismo ya no hay norma lo haces tú, hoy me grita por algo y mañana no me dice nada, todo esto es decirle a tu hijo/a, tengo inseguridad, y no sé como educarte.

Los niños/as son listos y además nos desafían,  nos ponen a prueba, es normal, es su técnica para conseguir lo que quieren, por lo que los padres o profesores, tienen 1º) tener claro que es lo que quieren que el niño/a realice, 2º) comunicarlo de manera efectiva y 3º) tener paciencia, son niños/as pero no por eso ceder rápidamente. Por ejemplo: si una madre dice ya cansada de todos los días recoger ella el cuarto, “ haz tu cama y recoge la ropa sucia, y coloca tu armario, estoy harta de tener que decírtelo todos los días y hacerlo yo” fijáros que orden con tanta información, ante algo así el niño no sabe que hacer, la cama, la ropa o aunque estas cansada lo vas hacer tu… la orden tiene que ser única y concisa. “Por favor haz tu cama”, y cuando termine se le pide otra cosa, “ahora recoge tu ropa”, y se repite una sola vez, si empezamos con la cantinela de decir las cosas veinte veces, para el niño o la niña no dudéis que será eso, una canción (ya está mi madre o mi padre o la seño con lo mismo, pero no una orden). Y al ser padres o educadores tenemos que dotarnos de paciencia, dar tiempo para aprender, y establecer un criterio de recompensas y castigos, para que si lo hacen bien se sientan reforzados y si no lo hacen sepan que eso tendrá una consecuencia.

¿Cómo os ayuda la orientación y el coaching a educar a vuestros hijos/as?

Como orientadora, pedagoga  y coach ante este tipo de situaciones y con niños hasta 16 años, este tipo de cuestiones se trabaja directamente con los padres, porque si el niño/a ve que sus padres necesitan un refuerzo, una ayuda una formadora, toman como referente ah mis padres no saben y pueden hacer fuerza con eso, por eso esto se trabaja a solas con los padres, otra cosa son ayudas o apoyos a niños para la mejora de su rendimiento escolar, o inculcar responsabilidades a través de fichas de refuerzo, y como pedagoga decirles esto esta bien o esto está mal, nunca eres bueno o malo,  porque son personas que están en pleno desarrollo y creando su identidad tenemos que alejarnos totalmente de las etiquetas, primero estudiando bien cada caso,  y manteniendo un tono de respeto y cariño siempre con el niño. Al niño hay que decirle esto tienes que hacer o esto no, pero nunca calificarle, juzgarle y mucho menos etiquetar desde un principio por determinadas conductas.

Si necesitas ayuda en este tema no lo dudes consúltame sin compromiso, puedo ser esa figura de orientación y apoyo que necesitas.

Deja un comentario

4 × cuatro =

Error: Please check your entries!