Ser Coach
30mar

Por tiPara la buena y correcta práctica del Coaching tenemos que interiorizar y desarrollar las 11 competencías que define la ICF, de esta forma se fomenta una mayor comprensión de las habilidades y enfoques utilizados actualmente en esta profesión. El seguimiento de las mismas garantiza a nuestro cliente (coachee) un buen ejercicio del profesional que tiene delante, pero ser un buen coach implica mucho más, la responsabilidad y el compromiso de atenderse y desarrollarse uno mísmo. 

Si quieres ejercer de un Coach fantástico para los demás, primero debes conocerte muy muy bien, y mejorar todo aquello que pueda ser mejorable, (tu ego, la escucha, tu motivación, tu compromiso…etc), debemos ser capaces de conocernos, reflexionar y activarnos para poder desarrollarnos primero como personas y más tarde como excelentes profesionales del Coaching.

Al principio incluso puede ser beneficioso y necesario la ayuda externa, es decir, que un Coach tenga otro Coach,  para poder conseguir finalmente ser coach de uno mismo.

Sin que la ICF (International Coach Federation) la señale la competencia más importante y fundamental de un buen Coach es conocerse y aprender de uno mismo, ha llegado el momento de “entrenarse a uno mismo”  de un “automejoramiento”, si no puedes hacerlo sólo, busca un coach, y predica con el ejemplo.  Ponte manos a la obra, estimula tu mente, realiza ejercicios de consciencia, meditación,  reconoce tus limitaciones, tus barreras y tus fortalezas, elimina aquello que puede enturbiar, primero tu vida, y claramente tu ejercicio como profesional. Miráte y encuentra que es lo que necesitas, ¿lo vas descubriendo?, ¿te vas a poner en acción?, cuándo consigas tus retos, tus objetivos, imagina cómo será tu tarea como Coach, no crees, que de esta forma, sí vas a conseguir el máximo de tus clientes, por el contrario si no das la importancia a conocerte a tí mismo, a conocer tus recursos y tus barreras, ¿cómo vas a desarrollar el potencial de los demás?.

Es conveniente ser coach de uno mismo para ser coach de  los demás, incluso tener un coach que te ayude y guie en tus procesos de cambio, en la consecución de objetivos, porque tú, ¡también tienes que trabajarte!.  Un buen coach es aquél que se concede tiempo, crédito, e importancia así mismo, que conoce sus limitaciones, sus capacidades, y se compromete con su autodesarrollo, de este modo será más fácil comprender y guiar a los demás en sus procesos.

 ¿Cuando vas a empezar a trabajar-te?, por tí, para tí, y para los demás!!

2 Comentarios

  • elpoderdelcoaching
    31 marzo, 2012 Responder

    No podemos acompañar a alguien mas lejos de lo que nosotros hemos llegado y eso se refiere al crecimiento personal. Si eres coach tienes que plantearte crecer y evolucionar cada día lo máximo que puedas para poder realizar un coaching de calidad y limpio con cada cliente.

    Como bien dices Nieves, deberian incluirlo en las 11 competencias.

    Un abrazo

    • NNP
      20 mayo, 2012 Responder

      un abrazo Alejandro.

Deja un comentario

dos × dos =

Error: Please check your entries!