Amigos
08may

Los amigos, que importantes son cuando son buenos y que daño nos pueden hacer si no lo son tanto, y qué nivel de influencia tienen sobre todo en algunas etapas de nuestra vida, y qué razón tiene eso de dime con quien andas y te diré quién eres,  en pedagogía y psicología al grupo de amigos o personas con las que te relacionas creando vínculos amistosos se le denomina grupo de iguales, por lo que implica, ya que suelen ser personas que tienen la misma escala de valores, las mismas aficiones, gustos, le gusta hacer lo mismo, normalmente nos unimos a un grupo con el que nos sentimos bien, afines, y por eso existen separaciones o rupturas de amistades a lo largo de nuestra vida, porque con el tiempo se descubre que ya ciertas personas ya no tienen tanto que ver contigo o tu con ellos.

En estos tiempos, de nuevas tecnologías, redes sociales, parece que se tienen más amigos pero que por  esto mismo se descuidan más las relaciones, (como ya has hablamos por washapp o por twitter o facebook, no hace falta vernos tanto, o que te llamen) En mi opinión, creo que no tenemos tantos amigos como podemos tener en facebook por ejemplo, pero las redes sociales si nos han dado la oportunidad de recuperar el contacto con personas que igual hacía años que no veías con quienes estudiastes y viven en otras ciudades..respecto al tema del contacto con las amistades va a ir en función de lo que esa persona te aporte, querrás tener más o menos contacto con ella según ten encuentres, no creo que sea el uso de las nuevas tecnologías el culpable de alejamientos entre amistades más bien si esa persona ya no te llama o no quiere quedar contigo  o viceversa, piensa en qué puede haber cambiado lo vuestro, y puede ser que igual fuiste amigo/a en un momento pero ya estáis en estadios diferentes, o con el tiempo descubres que no es tan amigo como pensabas y por eso se pierde el contacto, no por internet.

Las áreas dónde se forjan grupos y pueden salir verdaderas amistades normalmente suelen ser núcleos dónde te desarrollas, y lugares dónde estás forjando una identidad, por ejemplo la escuela, la universidad, o tu trabajo, también refuerza al grupo de iguales o amigos, los hobbys, aficiones o  el deporte, como ves son áreas o actividades en las que pasamos mucho tiempo, compartes tareas, dificultades, éxitos, momentos divertidos o duros, y eso crea lazos y algunos de ellos bastante importantes.

En nuestra infancia los amigos nos vienen un poco dados, solemos jugar o quedar con vecinos, o compañeros de clase, pero es en la etapa de la pubertad y la adolescencia dónde empezamos a hacer una selección, dependiendo de en qué grupo estamos más a gusto, por lo que hablábamos antes de nuestros valores o intereses. En la adolescencia o la juventud se puede caer en errores de por querer ser más populares, más modernos, por querer la aceptación de determinadas personas relacionarnos y dejarnos influenciar por grupos que no tienen que ver mucho con nuestro foro más interno, hay que tener especial cuidado con esto porque los jóvenes pueden llegar incluso a dejarse arrastrar hacía conductas o comportamientos nada positivos.  Cuando ya somos más mayores al relacionarnos con los demás es muy diferente, tenemos clara nuestra escala de valores y qué es verdaderamente importante para nosotros, y lo que queremos es gente que nos aporte, que sea positiva, que se alegre de nuestros éxitos, que comparta, que sea empática, que nos entienda y que no te juzgue ni critique, y que no tenga comportamientos ni conductas nocivas, además otra diferencia que hay en el tema de la amistad entre adolescentes-jovenes y los mayores, es que mientras cuando eres joven la pandilla es grande, y encima es lo que mejor está valorado, cuantos más amigos tienes mejor es, no es así  con nuestras edades ya no nos hacen falta tener tantos amigos, nos valen con menos pero que sean buenos,  pero de estas cosas no nos damos cuenta hasta que pasa el tiempo. De hecho cuánta razón tienen los padres, cuándo te dicen, “ese o esa no me da buena espina, te la va jugar, se están aprovechando de ti” , y los temores más comunes de los padres con el tema de las malas compañías está muy relacionado con el consumo de drogas, (alcohol u otras sustancias) y el hecho de que sus hijos se puedan alejar poco a poco de sus responsabilidades  de sus estudios, o que vean que son personas que sus escalas de valores o estilos de vida no tienen nada que ver con la de su hijo/a.  hay que tener un especial cuidado de cómo decimos a nuestros hijos que esas personas con las que va no nos gustan, porque para los jóvenes su grupo de iguales, su pandilla son las personas con las que ellos mejor se sienten identificados, son los que los entienden y además con quien se lo pasan bien,  por eso hay que crear un clima de confianza, y tenemos que ser cautos con eso que no nos gusta, no juzgar o censurar, es importante ver los amigos en casa, invitarlos a ver una película en casa a pasar la tarde, verlos en casa te hace conocer a esos amigos y ver que tal son, y después hablar con nuestros hijos de forma no agresiva por ejemplo ¿y a ti esta persona que te aporta? ¿estás seguro que no hace esto? y que el adolescente o joven nos cuente, porque a veces nosotros tenemos un concepto y ellos tienen otros, por eso muchas veces los hijos sueltan frases a sus padres de “es que no me conoces, yo no soy así, no tienes ni idea de lo que hacemos”, hay que interesarse de una forma sana sin enjuiciar y luego ya en función de las respuestas actuar, y recordad que tenemos que ser empáticos, nosotros también hemos sido jóvenes, tan sólo hazte una pregunta ¿qué te hubiera gustado a ti que te hubieran aconsejado tus padres? ¿qué hacías tu en esa etapa de tu vida?….

Deja un comentario

siete − 2 =

Error: Please check your entries!