Dejar de fumar
23feb

Es mi fumar un edén… fumar es un placer…con inmensa sensualidad lo cantaba la mancheguisíma y hermosa María Antonia o más conocida Sara Montiel, pero fumar más que placer es un castigo, un vicio que ata, que limita y perjudica, es hora de planterarse dejar ese hábito, ese vicio del fumar, porque aunque muchos lo vean como un imposible yo con esta publicación estoy dispuesta a demostrar que no es así, que si se quiere de verdad, se puede,  no es tan difícil, es cuestión de mentalizarse y tener fuerza, voluntad y compromiso.

Todos sabemos que fumar es un mal hábito que es terrible y muy perjudicial para nuestra salud, pero como durante años culturalmente y socialmente ha estado tan bien visto ya que  era un acto de sensualidad, daba un aire de distinción, de glamour, libertad…que engaño, puro marketing para crear adeptos, todo eso es algo que pertenece al pasado, un tiempo en el que también las condiciones de la vida eran otras, menos contaminación, alimentación más sana, incluso el tabaco era más puro, por lo que los condicionantes que rodeaban este hábito no eran tan negativos, ahora en nuestro tiempo, tenemos más información, y por desgracia nuestros entornos no son tan favorables, sino que tenemos que ser muy conscientes de que nos perjudica en la vida, y nos guste más o menos, el hecho es que el tabaco de hoy en día, no es bueno para nuestra salud, pero incluso más allá, el simple hecho de depender de algo no es bueno y esta es la parte más psicológica que a mi me gusta tratar. Antes fumaba mucha gente llegó a fumar hasta un 60% de la población, actualmente la gente fumadora gira entorno al 30% pero todavía es mucho demasiado diría yo.

Muchos estaréis pensando, ¿cómo puede ayudar el coaching  a las personas a dejar de fumar? ¿Por qué hay gente que acude a este tipo de terapia para esto? El coaching ya sabeís que es una disciplina que conlleva un cambio de opciones, de pensamientos, de ideas, de conductas de hábitos, y si uno QUIERE porque como en cualquier otro proceso de coaching el motor es uno mismo y debe existir esa voluntad ese querer dejarlo, como el que va queriendo acabar con una determinada situación o para mejorar un problema, de esta manera el coaching ofrece un proceso de cambio y ayuda.

Los fumadores saben son conscientes de que están haciendo algo que no es bueno, y en el fondo pienso que hasta esos que se declaran amantes del humo, del tabaco, pienso que todo el mundo quiere dejar de fumar lo que pasa es que muchas veces se engañan así mismos, porque las adicciones crean eso, crea engaños, yo estoy segura que la gente que fuma quiere dejar de fumar, pero es más fácil sucumbir pero en el fondo saben que es un hábito que les hace flaco favor en su salud y en lo económico y que en el fondo saben que son unos débiles y hacen el primo. Además hay una pregunta clave que como coach lanzo: ¿a ti que te encanta fumar a tu sobrinas a un hijo le pondrías el paquete y le dirías venga fuma fuma? ¿ entonces si no lo quieres para la gente que quieres porqué para ti…?

En lo referente a la fuerza de voluntad, el no sucumbir, superar el síndrome de abstinencia…sólo puedo deciros que  todo el mundo puede dejar de fumar y que incluso puede ser fácil si se quiere, porqué sino hay millones de personas que por desgracia se han llevado un buen susto a nivel de salud y de la noche a la mañana dejan de fumar…ahhh le han visto las orejas al lobo y son conscientes de lo débil que somos, no ocurría antes cuando vas hasta en zapatillas de estar en casa, o te cambias, aunque esté lloviendo y sales al estanco más cercano porque te has quedado sin tabaco, este claro ejemplo nos dice que el mono, la ansiedad, el mal humor tan temido por los fumadores es todo mental, ese mono pasa sólo en unas horas, las horas que se necesita para que tu sangre se limpie de nicotina, es algo que casi se nota, a partir de ahí, todo está en tu cabeza.

¿Cuál es entonces la clave mental para dejar de fumar? ¿Es general o cada persona tiene la suya?;  la clave mental está en ser consciente de que fumar no te aporta nada, cuando fumas piensas que te aporta algo, placer el de después del café, la comida, que te aburres y te entretiene, que tienes nervios o estrés y te calma…pero es mentira, es la excusa que ponemos, el tabaco no aporta nada. Ni combate el aburrimiento, al contrario te quita actividad, porque incluso merma tus capacidades, no te calma en situaciones de estrés al contrario te genera más ansiedad y pone a tu cuerpo más nervioso, y no da placer, incluso en esos momentos o instantes después de la comida es una milésima de segundo en lo que lo piensas si centras tu atención en otra cosa, se va. Cuando uno se ve que enferma por el tabaco, que depender de ello es una tortura, que te gastas un dineral en algo que no te aporta, no hay mono solo ganas de dejarlo y el resto es autoengaño; el tabaco es un engaño continuo porque el fumador genera ansiedad constante que se calma sólo un poco cuando enciendes el cigarrillo, y cuando se apaga vuelve tu cuerpo otra vez a generar esa ansiedad, entonces lo que este vicio provoca es convertir a las personas en ansiosas que no tienen control, y está en nosotros volver a tener el control y ser libres de verdad.

Si muchos de los que leeís este blog os preguntáis que opinión me merecen, los parches, chicles o cigarrillos electrónicos os diré que son sustitutivos, el uso de alguno de ellos te hace pensar que necesitas eso, quien quiere dejar de fumar a través de estos métodos se siente más bien obligado como en contra de su voluntad, y está paliando su ansiedad en otra cosas como el que deja de fumar y se pone hasta arriba de comer, lo importante es tener el control decirle a tu mente yo no necesito esto y centrar tu atención en otras cosas que ofrece la vida.

SI QUIERES PUEDES, QUE NO LE TENGAS QUE VER LAS OREJAS AL LOBO…

Deja un comentario

dos × cuatro =

Error: Please check your entries!